Mónica Larruy preside T-Oigo para ayudar a familias con hijos e hijas con pérdida auditiva

Sueños cumplidos

La suya es la historia de dos sueños. Dos sueños cumplidos. El primero ocurrió cuando se puso al frente de la escuela infantil de La Farga, conocida como La Fargueta. “Creamos el parvulario que todos soñábamos, un proyecto educativo con la mirada puesta en la edad de oro de los niños: de cero a seis años”, recuerda Mónica Larruy. Los planes de esta diseñadora, que empezó a trabajar en la línea joven de la empresa de moda familiar, tomaron otro rumbo cuando a su hijo mayor, Marcos, le detectaron una sordera profunda a los tres años. Una aventura genética que afectó a otros dos de sus siete hijos y la acercó al proyecto T-Oigo, la asociación fundada por Dale Sindell, que actualmente preside. Allies in english es unos de los programas que impulsa esta entidad sin ánimo de lucro. Dirigido a personas con implantes cocleares y audífonos, defiende el bilinguïsmo en niños con pérdida auditiva en edad temprana. Otros programas consisten en ayudar e integrar en la sociedad a las familias de hijos sordos, que afecta a más del 5% de la población mundial y representa el 8% de la población española. “Organizamos talleres formativos y eventos de sensibilización para entender las dificultades a las que se enfrentan las personas con esta discapacidad invisible y ayudarlas. La gente no es consciente de su realidad”, asegura. Segundo sueño cumplido.

 

 

La sordera es una discapacidad invisible que afecta al 8% de la población española.

 

Mónica Larruy es diseñadora de moda y maestra en educación infantil. Actualmente preside la asociación T-Oigo.    

 

 

Texto Judith Martínez

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.